Puedes
seguirme en
METEOROTECA
Los primeros contactos de los europeos con las grandes altitudes
Cayetano Mas Galvañ
Revista de Historia Moderna, nº 29 (2011); pp. 139-168
 
El 8 de agosto de 1786, Michel-Gabriel Paccard y Jacques Balmat, alcanzaban la cumbre del Mont Blanc, situada a 4.810 metros de altitud. Se trata de la máxima cota de los Alpes y, por ende, de la Europa occidental. El hito era de singular importancia en la invención definitiva de una actividad que había tenido una gestación –contra lo que suele creerse– tan larga como la del mundo moderno. Sobre la cima, efectuaron una serie de comprobaciones científicas –objetivo oficial de la proeza–, tomando la temperatura y la presión atmosférica. Pero también anotaron las dificultades derivadas del frío, del viento y de la naturaleza glaciar del terreno que pisaban.